Somos Papudo en Internet.

Somos un medio creado para mantener un nexo informativo sobre el acontecer noticioso y cultural de

este pequeño rincón de Chile y crear conciencia sobre la importancia de proteger su entorno y su delicado ecosistema,

y de esta manera, convocar voluntades dispuestas a trabajar por Papudo y su gente.

Marina de Papudo: Los detalles y polémicas del proyecto que cambiará el balneario

Posted by Papudo | Posted on 15:53

El Mercurio

Las nuevas instalaciones han requerido de un trabajo de convencimiento de la comunidad que está dando frutos:

Cerca de US$ 3 millones costará este proyecto que será financiado por quienes compren sitios en el embarcadero. La comuna espera que traiga más turismo y trabajo.

Durante los últimos tres meses los directores del Club de Yates de Papudo se han turnado entre ellos para estar presentes en la feria y así mostrarle a la comuna su proyecto de ampliación de marina.La idea es concitar el apoyo de la comunidad para esta iniciativa que será pagada por los propietarios de sitios, pero que tendrá influencia en todo ese balneario de la V Región. El proyecto plantea la construcción de una bahía artificial con un molo de abrigo de roca que permita estacionar de forma segura un máximo de 49 embarcaciones y que tendrá un costo cercano a los US$ 3 millones.
Actualmente el club tiene 45 embarcaciones que están emboyadas en los meses más cálidos y que deben ser sacadas del mar en el invierno, lo que complica, que se usen durante cerca de la mitad del año.Por eso, la idea es que los socios que se interesen puedan tener todo el año una marina cómoda y con grúas adecuadas. De quedar estacionamientos libres, éstos se ofrecerán a gente que veranea en la zona.La comodidad tiene su costo, y los estacionamientos debieran costar entre US$ 50 o US$ 60 mil en promedio. Los precios podrían subir si se trata de embarcaciones más grandes, ya que usan un mayor espacio, y por ende, disminuiría el número de estacionamientos disponibles. El precio es de mercado, pues como dice un navegante: "Estacionar un velero cuesta casi como el bote". Pero, la idea de la actual directiva, encabezada por Felipe Montt -director de empresas-, es que su proyecto impacte positivamente a todo el balneario y no sólo a los socios.Con este propósito se han abierto a la comunidad para oír sus comentarios, haciendo caso de las sugerencias. Así lo confirma Renato Guerra, presidente de la Junta de Vecinos Unidad y Progreso de Papudo, quien partió un poco escéptico pero que hoy lo apoya."No me voy a quedar en el pasado, porque a nosotros nos conviene crecer como balneario. Ellos se han abierto a la comunidad y han recogido ideas, no veo nada oscuro", dice Guerra. Con el propósito de no entorpecer la vista, la marina está pensada bajo el nivel de la costanera. Además, se contempla ampliar el paseo caminable, mantenerlo de libre acceso, con vistas a la marina, y con la posibilidad de meterse al mar caminando por el molo de abrigo.Uno de los puntos que más inquietud ha causado ha sido Playa Conchitas, una playa rocosa que está inmediata al Club de Yates y que se dejará sin tocar, construyéndose la dársena a continuación. Además, la nueva costanera mantendrá los accesos a la playa y también contempla un embarcadero público en el lugar. El proyecto fue elaborado por el director del club y arquitecto Sergio Serrano, y el ingeniero Felipe Guerrero de "PRDW Aldunate Vásquez", una empresa de ingeniería de puertos, que entre otras cosas ha estado detrás de la construcción del Puerto de GNL de Quinteros y Mejillones. Hasta ahora, y cumpliendo con la promesa de no gravar al club ni a la mayoría de socios sociales, todos los estudios iniciales serán pagados por un grupo de doce socios que confían que el monto aportado se descontará del valor de su futuro sitio.
Montt confía en que resulte, no sólo por el club, sino también porque confía en que una marina se transforma en un polo de actividad para la zona.De hecho, quieren apoyar un taller de microempresa que permita mejorar la oferta de servicios que requieren las embarcaciones. Un cuidador experimentado puede ganar un millón de pesos cuidando diez yates y realizando limpieza y mantención de ellos. Otros que se beneficiarían son los dueños de restaurantes, quienes dicen que el actual proyecto, diferente a propuestas anteriores, le haría bien a Papudo como polo turístico."Va a traer un enorme beneficio porque va a significar más fuentes de trabajo y movimiento durante todo el año", dice Raúl Cornejo, presidente de la Cámara de Comercio de Papudo y dueño de un pub y del restaurante Bahía. El proyecto actual lo apoyan la alcaldesa, cinco de los seis concejales, las nueve juntas de vecinos de la comuna y la Cámara de Comercio de la zona, pero, igual hay un oposición. Ibáñez, Melnik y Lira, socios del club. Uno de los últimos que se sumó al grupo de 230 socios activos que tiene el Club de Yates de Papudo fue Nicolás Ibáñez, de D&S, quien se une a sus primos Cristóbal y Ezequiel Lira, al economista Sergio Melnick, al dueño de la constructora Belfi Enrique Elgueta, a la familia Contin dueña de la hoy complicada Alfa Corredores de Bolsa, y al gerente general de Revista Cosas, Matías Pfingstorn, entre otros.
La nueva marina es probable que también atraiga nuevos socios, aun cuando esa no es la prioridad. El principal opositor explica a "El Mercurio" sus críticas al proyecto.Desde que el nuevo directorio del club presentó su proyecto de ampliación de marina, Carlos Navarro, abogado de profesión y dueño de una empresa de buceo, se ha opuesto categóricamente al proyecto.Navarro tiene pedida una concesión para hacer un muelle comercial, en otro lugar, que funcione como embarcadero abierto a la comunidad, de poco más de un metro de ancho y 30 metros de largo. Él espera construir su muelle con la ayuda económica de los vecinos que también se oponen a la marina del club. Sus razones para oponerse a la nueva construcción se basan en el daño al medio ambiente que, según él, causaría."Es dudoso que hablen de 49 embarcaciones, justo una menos de 50, que es el número que obligaría al proyecto a someterse a un estudio de impacto ambiental", dice. "Papudo es un balneario de clase media, y lo que quieren es ensuciar y dañar las playas. Yo me meto al agua como buzo y sé lo que pasa. Además, es mentira que las marinas sean polos de inversión social", dice Navarro firmemente.
En su cruzada contra la construcción de la marina ha sido apoyado por el ahora ex-concejal Eugenio Rau y por el comité Proalmar de Papudo, que es liderado por el consejero regional Miguel Misle.

Comparte esta noticia